Blog-ES

Si la niñera o au pair tiene blog

Sales a cenar con un grupo de amigos y no falla, siempre hay alguien que se interpone en tu camino, cuando tú ya te has lanzado a por una aceituna, para sacar una foto del cuenco antes de que nadie lo toque. Da un poco igual si todos sabéis que son aceitunas de lata.

Vivimos en un mundo en el que, cada vez más, las experiencias se comparten. Casi podríamos decir (nos guste o no), que lo que no se comparte es como si no hubiera ocurrido (eso quizás es una reflexión para otro momento).

Y la gente joven, comparte todavía más. Salir fuera de tu entorno, vivir en un país y ciudad nuevos, aprender un nuevo idioma, compartir la vida de una familia con costumbres diferentes… son experiencias vitales que una persona puede querer compartir.

Es lógico, por tanto, que haya miles de blogs de au pairs, en decenas de idiomas, y también páginas que se dedican a agregar blogs por país, para dar ideas a otros au pairs o jóvenes de Erasmus que puedan querer viajar a estos lugares.

Para much@s au pairs, crear un blog o escribir en Facebook/Instagram/Twitter, es también una forma de mantener el contacto con su familia y amigos, y compartir la experiencia con ellos.

Hasta aquí, ningún problema.

El problema puede surgir cuando el/la au pair o niñera, y la familia anfitriona, tienen una idea diferente sobre lo que se debe o no se debe compartir. Conviene recordar que no todos sentimos el mismo nivel de confort en lo que a exposición online se refiere, por lo que esto es una cosa más a comentar juntos al principio de la relación. Cuando se trata de los niños, sobre todo, es importante seguir las indicaciones de sus padres en este sentido.

Para l@s au pairs y niñeras que os estáis incorporando ahora con vuestras familias anfitrionas, si todavía no habéis tenido ocasión de hablar con la familia del tema, unas recomendaciones para evitar publicar cosas que la familia prefiera no ver en redes sociales:

  • No mencionar nombres y apellidos
  • No incluir localización concreta, ni detalles que permitan conocer la localización
  • No sacar ni colgar ninguna foto, sobre todo de los niños, sin autorización
  • Básicamente, pensar, antes de darle a “Enviar”, qué pensaría la otra persona si leyera ese mensaje.