Blog-ES

Invitar a una au pair en verano

Una de las preguntas que nos están haciendo con mayor frecuencia estas últimas semanas (por razones obvias), es cómo hacer que la relación con una au pair que viene a pasar el verano sea un éxito.

Por ese motivo, hemos decidido escribir nuestras ideas para las familias que han invitado a una au pair a unirse a su familia este verano, y se encuentran en esta situación.

  1. Preparación previa

La teoría de dejar que los niños y el/la au pair se conozcan poco a poco, durante un periodo de 2 o 3 semanas, no funciona si la au pair únicamente se queda con vosotros un mes. Tenéis que ser capaces de llegar a velocidad de crucero rápidamente, y esto sólo se consigue preparando bien la llegada de la au pair.

Si tus hijos son pequeños y/o nunca habéis tenido una au pair en casa antes, háblales sobre la persona que va a venir a vivir con vosotros en verano: su nombre, dónde van a dormir, pero también de dónde viene, qué le gusta hacer en su tiempo libre, etc.

Y al contrario. Si a María le encantan los dinosaurios, si Curro odia el brócoli, cuéntaselo a la au pair antes de su llegada, para que no tengan que descubrirlo todo cuando lleguen.

  1. Planifica esos primeros días

A nosotros nos encanta hacer planes en general, pero nunca es tan importante como en este caso.

Sabemos que las au pairs y los niños suelen pasar mucho tiempo juntos en verano, ya que los niños están de vacaciones. En este contexto, no esperes que a tu au pair se le ocurran mágicamente las ideas para entretener a tus hijos y conectar con ellos.

Nadie les conoce mejor que tú, así que piensa algunas actividades, para esos primeros días, que sepas que a tus hijos les gustarán (¿una visita al museo de historia natural? ¿una mañana en la piscina? ¿una tarde en el cine?). A partir de ahí, deja que el/la au pair y los niños te hagan propuesta de actividades para la siguiente semana (confirma que son apropriadas, si tus hijos son como los nuestros, podrían decidir que una excursión a una tienda de caramelos es una gran idea).

El objetivo no es llenar cada minuto de cosas, sino apoyarles mientras se conocen. Quieres que el/la au pair y los niños se comuniquen en el idioma nativo de la au pair lo más posible, y conseguir que hablen de sus actividades diarias, de lo que están viendo o haciendo, es una de las mejores formas de conseguirlo.

  1. Gestiona tus expectativas

Todos hemos oído las entrañables historias de amigos o familiares que han mantenido el contacto con sus au pairs y que veinte años después siguen viéndose todas las navidades, pero recuerda que la mayoría de estas relaciones no surgieron en cuestión de semanas. Tus hijos probablemente no llegarán a ver a la au pair que tengáis este verano como un hermano o hermana, y no pasa nada. Lo que sí puede ocurrir, y con un poco de suerte ocurrirá, es que se diviertan juntos, que aprendan el uno del otro, y que desarrollen una amistad.

  1. La seguridad es lo primero

Lo último, y no menos importante, asegúrate de que el/la au pair tiene todos los números de contacto (los tuyos, pero también los de emergencias), por si los necesita en algún momento. Dale pautas claras de dónde debe y no debe ir con tus hijos, y recuerda que no conoce la ciudad. Si hay zonas llenas de carteristas, o zonas que deberían evitar por algún motivo, avísaselo.

Invitar a una au pair a formar parte de tu familia un verano puede ser una experiencia fantástica. Si has tenido au pairs en tu casa en verano con anterioridad, nos encantaría saber qué es lo que mejor funcionó.